Preguntas más frecuentes

booksElija una de las preguntas más frecuentes


P. ¿Qué es la negligencia médica?

R: La negligencia médica (también conocida como “malas prácticas médicas”) es el término utilizado cuando un profesional médico (generalmente un médico o una enfermera) no actúa con el debido cuidado y provoca un daño al paciente. Todos los profesionales médicos tienen el deber de actuar dentro del “estándar de cuidado” de su profesión, lo que significa que deben aplicar el grado de pericia, atención y conocimiento que otros profesionales médicos del mismo tipo razonablemente cuidadosos habrían aplicado en una situación similar. El no aplicar dicha pericia, atención y conocimiento constituye una violación al estándar de cuidado y se considera como negligencia. La negligencia médica puede ser tanto una acción (el profesional médico hace algo que no debió haber hecho) o una omisión (el profesional médico no lleva a cabo una acción que debió haber realizado). Para conocer ejemplos de negligencia médica, haga clic aquí. Para leer historias reales de negligencias médicas, haga clic aquí.
Volver al inicio

P. ¿Quién puede ser considerado responsable por negligencia médica?

R: Cualquiera que le brinde algún tipo de atención médica (por ejemplo, un médico, una enfermera, un técnico médico o de laboratorio, un farmacéutico, patólogo, quiropráctico, psicólogo, etc.), así como también hospitales, clínicas, organizaciones de mantenimiento de salud (HMO), asilos de ancianos, laboratorios y otras empresas para las que trabajen. Los abogados con experiencia en negligencia médica pueden identificar a proveedores de atención médica potencialmente responsables.
Volver al inicio

P. ¿Cómo sé si tengo un buen caso?

R: Con respecto a la mayoría de los casos de negligencia médica, la única forma de saber si usted tiene un buen caso o no, es que un profesional médico revise sus registros médicos y los hechos del mismo para que emita su opinión. Esto es lo que nosotros hacemos cuando lo representamos a usted.
Volver al inicio

P. ¿Puedo demandar si la atención médica en cuestión sucedió hace mucho tiempo?

R: Eso depende de las circunstancias. La regla general en el Estado de Washington es que los casos de negligencia médica deben ser presentados en un plazo no mayor a tres años contados a partir de la fecha en que ocurrió la negligencia, pero existen algunas excepciones que permiten que algunas demandas puedan ser presentadas hasta ocho años después de que ocurrió la negligencia. Las limitaciones de tiempo para las demandas de negligencia médica pueden ser engañosas y es importante que cuente con un abogado con experiencia en negligencia médica para que revise su situación particular.
Volver al inicio

P. Si obtengo una resolución favorable, ¿qué recibo?

R: Depende de diversos factores, incluyendo su estatus en el proceso judicial. Por estatus, queremos decir si usted es la persona lesionada o si la persona lesionada o fallecida es su cónyuge (incluyendo un compañero doméstico registrado con el Estado), hijo (aún si es hijastro), padre, hermano o hermana.

Si usted es la persona lesionada, entonces en general tendrá derecho a la indemnización completa económica y no económica. Los daños económicos son “pérdidas monetarias objetivamente verificables” e incluyen (según sea aplicable para cada caso en particular) conceptos como la pérdida de ganancias pasadas y futuras, la pérdida de la capacidad para generar ingresos, la pérdida de oportunidades de negocios o empleo, la pérdida de apoyo, los gastos médicos y no médicos provocados por la lesión, los gastos de atención para la persona lesionada si ésta ya no puede cuidar de sí misma y el costo de obtener servicios domésticos sustitutos para reemplazar esos servicios caseros que la persona lesionada ya no puede realizar (como cocinar, limpiar, lavar la ropa, ir de compras, podar el césped, lavar el carro y otras tareas caseras de mantenimiento y reparación). Los daños no económicos son “pérdidas subjetivas no monetarias” e incluyen (según sea aplicable para cada caso en particular) conceptos como dolor en el pasado y en el futuro, sufrimiento, molestia, angustia mental, discapacidad, desfiguración, conflictos emocionales, humillación, daño a la reputación, pérdida de sociedad y compañía, pérdida de consorcio, pérdida de gozo de la vida y daño o destrucción en la relación padre-hijo. Si usted es el cónyuge de una persona lesionada, entonces usted tendrá derecho a pérdida de consorcio, lo que significa la pérdida de la camaradería entre marido y mujer y el derecho de un cónyuge para la compañía, cooperación y ayuda del otro en la relación matrimonial. Eso incluye apoyo emocional, amor, afecto, cuidado, servicios y compañía (incluyendo compañía sexual), así como el apoyo de un esposo al otro. Los padres de un hijo menor lesionado generalmente tienen derecho a daños económicos y no económicos, incluyendo la pérdida de amor y compañía del hijo lesionado y daño a la relación padre-hijo, según se aplique a los hechos del caso particular. Los padres de un hijo adulto lesionado tienen derecho a daños económicos y no económicos bajo ciertas circunstancias. Si la negligencia médica provoca la muerte de la persona, entonces el cónyuge y los hijos (si es que los tiene) y, en ciertas circunstancias, los padres, hermanos y hermanas, pueden tener derecho a daños económicos y no económicos. Un abogado con experiencia en negligencia médica puede asesorarle sobre cuáles daños pueden ser recuperables en su caso particular.
Volver al inicio

P. ¿Cuánto tiempo toma el obtener una indemnización?

R: Esto es variable y depende de las características particulares de su caso (incluyendo el condado en el que resida(n) el (los) demandado(s) y algunas otras consideraciones. Generalmente, la mayoría de los casos de negligencia médica se resuelven entre 12 y 24 meses después de iniciar el proceso de demanda. Algunas veces se puede obtener una resolución más rápido (algunas veces mucho más rápido si podemos llegar a una indemnización por acuerdo antes de presentar la demanda) y en ocasiones la resolución toma más de 24 meses. Nuestro mejor consejo es que tenga paciencia y permita que trabajemos por usted.
Volver al inicio

P. ¿Qué es lo que yo tengo que hacer durante el transcurso de la demanda?

R: No mucho. Inicialmente usted tendrá que firmar algunas autorizaciones de registros médicos que nos permitan solicitar sus registros médicos. A medida que el proceso judicial avanza, se le puede solicitar algún tipo de información y documentación que nos permitan responder a preguntas por escrito y a solicitudes de documentos por parte de los demandados. Nosotros le guiaremos a usted a través de esto. (Igualmente, nosotros pediremos a los demandados información y ciertos documentos). Si el caso no se resuelve pronto mediante un acuerdo con los demandados (por el cual ellos le pagan dinero a usted y usted retira la demanda), es probable que tenga que brindar una deposición, que es un procedimiento donde los abogados de los demandados le hacen preguntas y usted responde delante de un taquígrafo judicial. Su deposición generalmente tendrá lugar en nuestras oficinas. Nosotros le prepararemos para la deposición y estaremos presentes durante ésta para proteger sus derechos. (De igual forma nosotros también tomaremos deposiciones de los demandados). Es probable que haya una mediación, que solamente es una reunión voluntaria entre las partes y sus abogados con un mediador, quien generalmente es un abogado o un juez retirado que ayuda a las partes a intentar llegar a un acuerdo sobre el caso. Una mediación suele tener lugar en las oficinas del mediador o en otro sitio elegido por ambas partes. Generalmente toma entre medio día y un día completo y usted tendría que asistir (aún cuando no está obligado a permanecer en la misma habitación o ni siquiera ver a los demandados si no lo desea). Nosotros estaremos con usted para proteger sus derechos e intentar negociar el mejor acuerdo para usted. En el evento relativamente poco probable de que no se llegue a un acuerdo con los demandados que resuelve el caso, usted tendría que asistir al juicio.

Para una discusión más detallada sobre lo que sucede durante el proceso de reclamación, haga clic aquí.
Volver al inicio

P. ¿Tendré que cubrir los honorarios y/o costos de los abogados?

R: Nosotros trabajamos en base a honorarios condicionales. Eso significa que si usted no obtiene una indemnización, no nos pagará nuestros honorarios. Cuando usted no tiene fondos suficientes, nosotros también podremos adelantar en su nombre los gastos del litigio, que son costos para cosas como cuotas de presentación de documentos legales, costos para obtener copias de registros médicos, honorarios de testigos expertos, gastos de investigación y otros similares, como nosotros consideremos apropiado. De acuerdo con las Normas de Conducta Profesional de Washington (que rigan sobre contratos de honorarios), el cliente debe ser el responsable en última instancia por los gastos de litigio que nosotros pagamos. Si existe una indemnización, entonces el cliente nos reembolsa estos gastos de la indemnización recibida. Una indemnización puede obtenerse de diferentes demandados en diferentes fechas, y de ser así, cada vez que se obtiene una indemnización, cualquiera de los gastos de litigio pendientes en aquel momento sobre cualquier aspecto del caso serán pagados de vuelta a nosotros, así como serán pagados cualquier gastos de litigio pendientes al fin del caso. Aunque no se puede perdonar esta deuda, tampoco tenemos una obligación formal para obtener de nuestro cliente estos gastos de litigio si no hay una indemnización (bajo la Opinión Consultiva No. 1389 (1991) de la Asociación de Abogados de Washington). Si el tribunal impone costos u honorarios contra el cliente, éstos deberán ser pagados por el cliente y no por nosotros, de acuerdo a las Normas de Conducta Profesional.

Para una explicación detallada sobre cómo se nos pagan nuestros honorarios como abogados y sobre cómo se pagan los costos del tribunal y otros gastos de litigio, haga clic aquí.
Volver al inicio

P. He tenido muchos gastos médicos extra que mi compañía aseguradora ha cubierto. ¿Tendré que pagar a mi compañía aseguradora por esos gastos?

R: Probablemente, pero si es así, el dinero vendrá de los demandados en su demanda. Específicamente, si la negligencia médica provocó que usted necesitara atención médica adicional que de otra forma no habría necesitado y si esa atención médica adicional fue pagada por su compañía aseguradora (o, si aplica en su situación, por su HMO o pagada por Medicare, etc.), entonces su compañía aseguradora (o HMO, Medicare, etc.) tendría derecho a un reembolso de los ingresos de cualquier indemnización que usted pudiera obtener. Si no hay indemnización, entonces usted no tiene que pagar a la compañía aseguradora por los beneficios que le brindó por su póliza de seguro.
Volver al inicio

P. ¿Las negligencias médicas realmente ocurren?

R: Desafortunadamente sí, y desafortunadamente con más frecuencia de lo que usted pudiera pensar. Aún cuando la mayoría de los médicos, enfermeras y otros profesionales de atención médica brindan una competente atención la mayor parte del tiempo (y en algunas ocasiones una mejor atención), los estudios muestran que los errores médicos ocurren con demasiada frecuencia. Es reconocido que los errores médicos son una de las principales causas de muerte y lesiones en los EE.UU., y en base a recientes estudios médicos y extrapolaciones razonables de esos estudios, los errores médicos podrían ser la causa principal. Y cuando los errores médicos ocurren, los resultados pueden ser devastadores para el paciente y su familia. Para una discusión más detallada sobre la frecuencia con la que ocurren los errores medicos, haga clic aquí.
Volver al inicio

P. ¿Las demandas por negligencia médica ayudan a mejorar la seguridad de los pacientes?

R: Sin lugar a dudas. Los médicos, hospitales y sus compañías aseguradoras son negocios. Como cualquier negocio, reaccionan al incremento de costos intentando controlar esos costos. Exigir a esos proveedores de atención médica que paguen por sus errores médicos les brinda un gran incentivo para hacer su trabajo con mucho más cuidado. (Consulte por ejemplo Baker T. The Medical Malpractice Myth. Chicago, IL: Univ. of Chicago Press; 2005: 93-117).

Un buen ejemplo son los anestesiólogos. En conjunto, los anestesiólogos solían ser demandados mucho y solían pagar altas primas por seguros de negligencia médica. La Sociedad Americana de Anestesiólogos (ASA) decidió estudiar el problema. Analizaron cada demanda por negligencia médica contra los anestesiólogos que pudieron encontrar y descubrieron que muchas reclamaciones contra los anestesiólogos eran resultado de unos cuantos problemas específicos con el equipo de anestesia y errores médicos que los anestesiólogos cometían una y otra vez. La ASA entonces apoyó el desarrollo de mejores equipos de anestesia y de nuevas directrices clínicas y trabajaron arduamente para que los anestesiólogos las siguieran. Como resultado, los pacientes con malos resultados disminuyeron enormemente, como también las reclamaciones por negligencia médica contra los anestesiólogos. Los anestesiólogos pasaron de ser uno de los grupos con las tasas más altas de cobertura a uno con las tasas más bajas, todo gracias a que las demandas por negligencia médica los llevaron a mejorar la atención médica que brindaban a los pacientes. (Consulte The Medical Malpractice Myth, supra, en las páginas 108-110). Aún cuando usted podría llamar a los nuevos procedimientos y equipo “medicina defensiva” (pues fueron implementadas para evitar las demandas por negligencia médica) es una buena medicina defensiva, pues disminuye los errores, salva vidas y, por lo tanto, disminuye ese aspecto de los costos de anestesia. Desafortunadamente, muchos otros médicos especialistas no han seguido el ejemplo de los anestesiólogos y en vez de eso intentan controlar los costos apoyando la “reforma al tort”  (es decir, limitando las cantidades que las víctimas de negligencia médica pueden recibir), que solamente brinda a los proveedores de atención médica un permiso gratuito (o de menor costo) para su negligencia y coloca la carga sobre los demandantes lesionados, a los que se les niega una indemnización completa (y quienes frecuentemente no reciben ningún tipo de indemnización).
Volver al inicio

P. ¿El costo de atención médica es tan elevado debido a las demandas por negligencia médica?

R: De ninguna manera. Existen muchas leyendas urbanas y propaganda negativa por ahí. Una mentira es la afirmación de los impulsores de la “reforma al tort” (es decir, los que desean limitar las cantidades que las víctimas de negligencia médica pueden recuperar) que dice que las demandas por negligencia están provocando que la atención médica en los EE.UU. sea demasiado costosa. Esto es simplemente falso. De acuerdo con los estudios médicos, las demandas por negligencia médica representan un minúsculo 1-2% del costo total de la atención médica. (Consulte Baker, T. The Medical Malpractice Myth. Chicago, IL: Univ. of Chicago Press; 2005:40, y los estudios citados). Además, el costo de las demandas por negligencia médica disminuyó en 28.8% desde 2003 al 2012, mientras que el costo de la atención médica aumentó en 58.3%. (Consulte Public Citizen. No Correlation – Continued Decrease in Medical Malpractice Payments Debunks Theory That Litigation Is to Blame for Soaring Medical Costs. Public Citizen’s Congress Watch; Washington, D.C. [Agosto 2013]). Claramente, las demandas por negligencia médica no son lo que está provocando el aumento en los costos de atención médica.

Además, los estudios han descubierto que existen pocos litigios injustificados. El sistema de litigios hace un buen trabajo eliminando las demandas injustificadas y pagando solamente las que son meritorias. (Consulte (a) Baker, T. The Medical Malpractice Myth. Chicago, IL: Univ. of Chicago Press; 2005:68-92, y los estudios citados; (b) Studdert D, Mello M, Gawande A, et al. Claims, errors and compensation payments in medical malpractice litigation. N Engl J Med. 2006; 354; 19:2024-2033; (c) Public Citizen. The Great Medical Malpractice Hoax – NPDB Data Continue to Show Medical Liability System Produces Rational Outcomes. Enero 2007; (d) Public Citizen. Medical Malpractice Payout Trends 1991-2004 – Evidence Shows Lawsuits Haven’t Caused Doctors’ Insurance Woes. Abril 2005). Por lo tanto, el 1-2% que se gasta en demandas por negligencia médica es desembolsado por un buen propósito – compensar a las víctimas reales de errores médicos reales.

Otra mentira es que la llamada “medicina defensiva” está incrementando el costo de la atención médica. Contrario a estas aseveraciones, los estudios han descubierto que el costo total de la medicina defensiva, así como el costo general del sistema de demandas por negligencia es un minúsculo 1-2% del costo total de la atención médica. (Consulte Public Citizen. Defensive Medicine: The Doctored Crisis. Public Citizen’s Congress Watch; Washington, D.C. [Marzo 2013], y los estudios citados). Además, la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) de los EE.UU. ha determinado: “En base a los estudios existentes y a su propia investigación, la CBO considera que los ahorros en la reducción de medicina defensiva serían muy pequeños”. (Consulte Beider P, Hagen S. Limiting Tort Liability for Medical Malpractice. Congressional Budget Office. Enero de 2004, p. 6).

Una mejor explicación para la llamada “medicina defensiva” (esto es, para los estudios y procedimientos extra que ordenan los médicos) son los incentivos financieros a los médicos que ordenan estos exámenes y procedimientos extras. (Consulte (a) Beider P, Hagen S. Limiting Tort Liability for Medical Malpractice. Congressional Budget Office. Enero de 2004, p. 6 [“…algunos casos de la llamada ‘medicina defensiva’ pueden estar motivados menos por la preocupación por la reducción en la responsabilidad y más por el ingreso que genera a los médicos o por los beneficios… positivos a los pacientes”]; (b) Public Citizen. Defensive Medicine: The Doctored Crisis. Public Citizen’s Congress Watch; Washington, D.C. [Marzo de 2013]).

Uno de los verdaderos impulsores de los altos costos de la atención médica en los EE.UU. es el alto costo de los médicos en los EE.UU., quienes ganan dos veces más que la media de sus compatriotas internacionales. (Consulte U.S. Congressional Research Service – Domestic Social Policy Division, Peterson C, Burton R. U.S. Health Care Spending: Comparison with Other OECD Countries. Septiembre de 2007, pp. CRS-18, 59). Otras causas son los altos costos del equipo médico, los procedimientos médicos, los medicamentos, la administración de la salud y las pólizas de seguros de salud en los EE.UU. (Id., pp. CRS-18-22). Y sin embargo a pesar del alto costo del sistema de atención de salud en los EE.UU., este se encuentra desafortunadamente muy lejos de considerarse el mejor en términos de atención a la salud. (Consulte (a) World Health Organization. The World Health Report 2000. Health Systems: Improving Performance [aún cuando los EE.UU. tiene por mucho los gastos más altos de salud per cápita, el sistema de atención de salud de los Estados Unidos se ubica en el lugar número 37 en el mundo cuando se evalúa en base a diversos factores]; (b) Starfield B. Is US health really the best in the world? JAMA. 2000;284 (4): pp. 483-485 [aún cuando el sistema de atención médica de los Estados Unidos es por mucho el más caro en el mundo, “la población de los EE.UU. está muy lejos de gozar de la mejor salud del mundo”]).

Finalmente, y esto es importante, la Oficina de Presupuesto del Congreso de los EE.UU. revisó todos los estudios médicos relevantes, y también llevó a cabo sus propios estudios, y descubrió que la “reforma al tort” (esto es, limitar las cantidades que las víctimas de negligencia médica pueden recibir) tendría un efecto “cercano al cero” sobre el gasto general de atención a la salud. (Consulte (a) White C, Hagen S. Medical Malpractice Tort Limits and Health Care Spending. Oficina de Presupuestos del Congreso. Abr.2006, p. 3 [“el efecto estimado de reducir un paquete de… límites al tort propuesto es cercano a cero”]; (b) Beider P, Hagen S. Limiting Tort Liability for Medical Malpractice. Oficina de Presupuestos del Congreso. Enero de 2004, p. 6 [limitar la responsabilidad por negligencia “reduciría los costos de atención médica en sólo aproximadamente de 0.4 a 0.5 por ciento”]). Las restricciones en la responsabilidad por negligencia médica “modifican la distribución de pérdidas y ganancias a individuos y grupos pero no crearían beneficios… para la sociedad en su conjunto” (es decir, sin ningún beneficio a la sociedad en general, la llamada reformas al tort permite a los médicos, hospitales y compañías aseguradoras ganar más a expensas de las víctimas de negligencia médica a las que se le niega una indemnización completa). (Consulte Beider P, Hagen S. Limiting Tort Liability for Medical Malpractice. Oficina de Presupuestos del Congreso. Enero de 2004, p. 5).

La “reforma al tort” solamente hace más ricos a los médicos, hospitales y compañías aseguradoras – a expensas de las víctimas de negligencia médica. No reduce los costos de la atención médica. No crea los engañosos argumentos de quienes buscan impulsar esta reforma.
Volver al inicio

P. ¿El médico perderá su licencia médica o trabajo si lo demando?

R: Es muy poco probable. De hecho, una de las principales quejas de los abogados de los consumidores es que es muy común que los consejos de licencias médicas de cada estado no implementen ningún tipo de acción contra los médicos que tienen varios veredictos o resoluciones en su contra por negligencia médica.

En el Estado de Washington, los doctores reciben su licencia de la Comisión de Aseguramiento de la Calidad Médica (“MQAC”) del Departamento de Salud del Estado de Washington. La MQAC puede sancionar a un médico por “conducta no profesional” lo que puede incluir “incompetencia, negligencia o malas prácticas que provoquen lesiones a un paciente…” (Código Revisado del Estado de Washington, sección 18.130.180; consulte generalmente, Moniz D, Macey-Cushman A. Washington Law Health Manual – Third Ed. [2006], en el capítulo. 9). La sanción puede incluir cualquiera de las siguientes: amonestación, capacitación, monitoreo temporal, supervisión temporal, periodo de prueba temporal, restricciones o condiciones temporales para ejercer, demostración de conocimientos o competencia, suspensión temporal y/o revocación de la licencia médica. Sin embargo, en la práctica, los doctores muy rara vez son sancionados y mucho menos estos pierden su licencia médica por una acción individual de negligencia. En lugar de eso, generalmente tienen que existir varias acciones de negligencia antes de que finalmente se haga algo, e incluso entonces es raro que un médico pierda su licencia, pues generalmente se imponen sanciones más leves de. Por ejemplo, en el Estado de Washington, sólo el 20% de los médicos con tres o más indemnizaciones por negligencia fueron sancionados de alguna forma (y relativamente solo un pequeño número de ellos perdió su licencia), y solamente el 44.7% con cinco o más indemnizaciones por negligencia fueron sancionados de alguna forma (y relativamente solo un pequeño número de ellos perdió su licencia). (Consulte Schmitt C. Fewer Lawsuits and More Doctors: The Myths of Washington State’s Medical Malpractice “Crisis”. Public Citizen – Congress Watch. Septiembre de 2005, p. 23). Y las estadísticas son peores a nivel nacional: solamente el 15% de los médicos que tuvieron que indemnizar a alguien por cuatro o más casos de negligencia médica sufrieron algún tipo de sanción (y relativamente solo un pequeño número de ellos perdió su licencia), y solamente el 33% de los médicos que realizaron 10 o más indemnizaciones por negligencia médica fueron sancionados de alguna forma (y relativamente solo un pequeño número de ellos perdió su licencia). Esto significa que dos terceras partes de los médicos en el grupo de los atroces infractores reincidentes no fueron sancionados de ningún modo. (Consulte Public Citizen. The Great Medical Malpractice Hoax – NPDB Data Continue to Show Medical Liability System Produces Rational Outcomes. Enero de 2007, p. 13).

Existen diversas razones por la que esto ocurre. Una que es probable, así sugerida por algunos comentaristas, es que los consejos médicos estatales “obedecen los intereses de sus accionistas – los médicos” y no buscan en verdad cuidar el interés de los pacientes. (Consulte Unaccountable – What Hospitals Won’t Tell You, and How Transparency Can Revolutionize Health Care, por Marty Makary, M.D., Bloomsbury Press, New York, NY: Bloomsbury Press; 2012, pp. 103-04, citando a un ex miembro de la Oficina del Inspector General de los EE.UU. que estaba a cargo de supervisar los consejos médicos).

Aún cuando esto puede ser verdad hasta cierto punto, creemos que existe una explicación más poderosa que tiene que ver con la “carga de la prueba”. En un caso civil ordinario (como lo son los casos de negligencia médica de los clientes que atendemos), el médico será responsable por pagar una indemnización monetaria a un paciente lesionado si el paciente demuestra la “preponderancia de la evidencia” de que el médico fue negligente. La “preponderancia de la evidencia” significa simplemente que el paciente lesionado tiene que demostrar que es más probable que improbable (por ejemplo, 51% probable y 49% no) que el doctor incurrió en negligencia. Sin embargo, un procedimiento para sancionar a un médico es completamente diferente y es una diligencia independiente que se maneja por parte del la Oficina del Procurador General del Estado. Para poder presentar un caso disciplinario, la Oficina del Procurador General del Estado primero tiene que conocer de la supuesta negligencia del médico. Es muy frecuente que la Oficina del Procurador General del Estado no encuentre información sobre los casos de negligencia médica. Además, incluso si los encuentra, la única forma de probar los hechos para sancionar al doctor es a través de evidencia “clara y convincente”, al menos en los casos donde la sanción buscada incluye una posible suspensión o revocación de la licencia médica (en lugar de formas más leves de sanción). Esto es una prueba sustancialmente mayor (y sustancialmente más difícil de obtener) que la simple “preponderancia de la evidencia.” Para demostrar una evidencia “clara y convincente” de que el médico debe ser sancionado, el Fiscal General habitualmente tendrá que probar que el médico participó en repetidos actos de negligencia médica durante cierto tiempo e incluso entonces es difícil lograr la revocación de la licencia médica de un médico solamente en base a la negligencia de él.

Sin embargo, independientemente del por qué de la situación, los médicos muy rara vez pierden su licencia médica por múltiples acciones de negligencia, lo cual no significa que sea correcto ni tampoco reduce la carga general sobre los pacientes o la sociedad. Como hemos comentado en otras partes de este sitio web, la mayoría de los errores médicos no son descubiertos por el paciente. Los estudios demuestran que la fracción de acciones de negligencia que realmente conduce a una reclamación es probablemente menor al 2 por ciento. (Consulte por ejemplo, Localio AR, Lawthers AG, Brennan TA, et al. Relation between malpractice claims and adverse events due to negligence: results of the Harvard Medical Practice Study III. N Engl J Med. 1991; 325:245-51, pp. 245, 247-49). Esto sugiere que por cada indemnización que un médico ha pagado por negligencia, existen probablemente 50 pacientes o más que han sido lesionados por un medico debido a negligencia pero que nunca sabrán sobre la negligencia ni presentarán una demanda. Por lo tanto, cuando una junta médica estatal no sanciona a un médico que ha pagado 5 indemnizaciones por negligencia, esto significa que probablemente existen otros 250 casos de negligencia de este médico que nunca fueron detectados por los pacientes ni presentados ante el sistema de justicia o ante el proceso disciplinario de la junta médica del estado.

En todo caso, es (desafortunadamente) muy poco probable que demandar a un médico por negligencia provoque que pierda su licencia médica o incluso que sea sancionado de alguna forma más benigna. Además, en el poco probable caso de que su demanda provocase que el médico perdiera su licencia, sería solamente porque el médico ya contaba con múltiples casos de negligencia en su contra y probablemente debería perder su licencia (para proteger a otros pacientes). En casos de clara negligencia, nosotros solemos recomendar a las personas que reporten a su médico u otro proveedor de atención médica al Departamento de Salud del Estado de Washington. De esta forma, si el médico cuenta con otras reclamaciones meritorias sobre negligencia en su contra, su demanda podría ser la que ayude a finalmente ejercer algún tipo de acción y proteger a otras personas.
Volver al inicio

Contáctenos

Existen muchas formas en las que ocurren los errores médicos. Si usted desea que evaluemos si un proveedor de cuidados a la salud puede haber cometido un error médico y provocado un daño sustancial a usted o a un ser querido, contáctenos y pregunte por nuestros servicios. Usted puede contactarnos ya sea por teléfono, por correo electrónico o completando el breve cuestionario confidencial de la izquierda. Esto es gratuito.

Nos encargamos de atender casos en todo el Estado de Washington.