¿Qué Es la Negligencia Médica?

image021Muchas personas se preguntan qué es la negligencia médica. La negligencia médica (también conocida como “malas prácticas médicas”) es simplemente la aplicación de principios comunes de negligencia en un entorno médico. Negligencia quiere decir que alguien no ha actuado de manera cuidadosa (o, dicho de otra manera, que alguien no actuó con prudencia). En la vida diaria, las personas tienen el deber de actuar cuidadosamente para no lastimar a otras personas. Un buen ejemplo es cuando se maneja un automóvil – las personas tienen el deber de manejar con cuidado, y si no lo hacen, serán responsables por cualquier lesión o daño que provoquen sobre alguien. Por ejemplo, si usted no obedece la luz roja del semáforo y golpea a alguien, entonces usted (y su compañía aseguradora) le deben una indemnización a la persona que usted lesionó. La ley de Washington lo ha expresado de la siguiente manera:

Negligencia es el no aplicar el cuidado apropiado. Es llevar a cabo una acción que una persona razonablemente cuidadosa no realizaría bajo circunstancias iguales o similares o no realizar una acción que una persona razonablemente cuidadosa llevaría a cabo bajo circunstancias iguales o similares.

(Manual de Instrucciones para el Jurado del Estado de Washington, Civil 10.01; traducido del inglés).

Este mismo concepto se aplica para los profesionales de todo tipo, como es el caso de médicos, enfermeras, hospitales y de otros proveedores de atención médica, así como para contadores, abogados, ingenieros, arquitectos, etc. Sin embargo, debido a que los profesionales cuentan con una educación, capacitación y experiencia especializada, deben cumplir con el estándar de lo que cualquier otro profesional de su tipo razonablemente cuidadoso o prudente habría cumplido bajo circunstancias iguales o similares. El estándar al que se exige que se apegue un doctor u otro proveedor de atención médica razonablemente cuidadoso o prudente se le conoce como el “estándar de cuidado”. En lo que respecta a los médicos, la ley en Washington expresa este deber la siguiente manera:

Un médico tiene el deber hacia el paciente de cumplir con el estándar de cuidado para la profesión o clase a la que él o ella pertenecen.

Un médico tiene el deber de aplicar el grado de pericia, cuidado y conocimiento esperado de un médico razonablemente prudente en el Estado de Washington actuando en circunstancias iguales o similares al momento de brinda la atención o el tratamiento en cuestión.

El no aplicar esta pericia, atención y conocimiento constituye una violación al estándar de cuidado y se considera como negligencia

(Manual de Instrucciones para el Jurado del Estado de Washington, Civil 105.01; traducido del ingles; se ha agregado letra cursiva para énfasis).

Si el doctor es un especialista, entonces se le exige que actúe como lo haría un especialista razonablemente cuidadoso o prudente bajo circunstancias iguales o similares. (Consulte Manual de Instrucciones para el Jurado del Estado de Washington, Civil 105.02). Por ejemplo, un cardiólogo debería actuar como lo haría un cardiólogo razonablemente cuidadoso o prudente bajo circunstancias iguales o similares.

Siguiente paso: Causalidad y daños.

Girl in hosp bedSi un proveedor de atención médica ha sido médicamente negligente (es decir, que no ha cumplido con el estándar de cuidado aplicable) entonces se requiere de dos requisitos más antes de que dicho proveedor sea considerado como responsable del pago de una indemnización al paciente lesionado — el nexo de causalidad y los daños.

La parte de los “daños” es la más sencilla: si un médico u otro proveedor de atención médica ha sido negligente pero la negligencia realmente no ha lesionado al paciente, entonces el paciente (o su familia) no tiene derecho alguno a una indemnización (pues nadie fue lesionado). Pero, si el proveedor de la salud ha sido negligente y el paciente ha sido lesionado (o falleció) entonces el siguiente paso es probar que la negligencia fue de hecho lo que lesionó al paciente o provocó su muerte. Esto es conocido como “causalidad” o “nexo de causalidad”. La ley de Washington define el nexo de causalidad como sigue:

El término “nexo de causalidad” se refiere a una causa que directamente produce la lesión denunciada y sin la cual dicha lesión no hubiera ocurrido. Puede existir más de una causa probable para una lesión.

(Manual de Instrucciones para el Jurado del Estado de Washington, Civil 15.01; traducido del inglés).

Por lo tanto, en una demanda por negligencia médica, antes de que el médico o el proveedor de atención médica sea considerado como responsable por el pago de una indemnización al paciente lesionado o a su familia, debe demostrarse que el proveedor de atención médica no actuó de forma prudente bajo las circunstancias y que su falta de prudencia provocó la lesión sufrida por el paciente. Para demostrar esto, generalmente se requiere del testimonio de un perito. (Para una explicación más detallada sobre lo que es un perito y sobre su función en las demandas de malas prácticas médicas, haga clic aquí.)

Los proveedores de atención médica pueden ser responsables por más que simplemente por negligencia

También queremos señalar una cosa más para ayudarle a comprender el concepto de la negligencia médica. En este sitio web, utilizamos el término “negligencia médica” como una forma de referirnos a todo tipo de responsabilidad por lesiones que resultan de la atención médica. Sin embargo, en realidad existen diversas variedades de responsabilidad por la atención médica. Estas son definidas por la ley de Washington en el Código Revisado de Washington (“RCW”), en el Capítulo 7.70. Como se establece en la sección 7.70.030 del RCW, un proveedor de atención médica puede tener una responsabilidad hacia una persona lesionada que pueda comprobar una o más de los siguientes situaciones:

  1. La lesión es resultado de que el proveedor de atención médica no siguió el estándar de cuidado aceptable (esto se conoce como “negligencia médica” y es en gran parte de lo que hablamos en este sitio web);
  2. Un proveedor de la salud prometió al paciente (o a su representante) que la lesión sufrida no ocurriría (también conocido como “promesa de curación”); o
  3. La lesión es resultado de una atención médica que no fue autorizada por el paciente o por su representante (esto se conoce como “falta de consentimiento informado”).

La responsabilidad también puede ser imputada a fabricantes de dispositivos médicos defectuosos (incluyendo medicamentos de venta con receta médica), ello de conformidad con la Ley de Responsabilidad de Productos del Estado de Washington.

De acuerdo a lo anterior, la negligencia médica abarca la mayor parte de los casos de lesiones o fallecimiento en pacientes y por ello es que hemos enfocado nuestra discusión en la negligencia médica. Sin embargo, en situaciones particulares (pero relativamente poco comunes), un proveedor de atención a la salud puede ser responsable por haber realizado una promesa de cura (si la cura no ocurrió) o por no obtener el consentimiento informado del paciente, y un fabricante puede ser considerado responsable por un dispositivo médico defectuoso (incluyendo un medicamento).

Contáctenos

Existen muchas formas en las que ocurren los errores médicos. Si usted desea que evaluemos si un proveedor de cuidados a la salud puede haber cometido un error médico y provocado un daño sustancial a usted o a un ser querido, contáctenos y pregunte por nuestros servicios. Usted puede contactarnos ya sea por teléfono, por correo electrónico o completando el breve cuestionario confidencial de la izquierda. Esto es gratuito.

Nos encargamos de atender casos en todo el Estado de Washington.